Tejiendo esperanza

-Allá en las montañas azules, nuestros abuelos y abuelas la sembraron hace muchos años, dice Aracely.

-Gracias e ellos es que ahora tenemos todo esto, recuerda con gratitud Carlos.

– De aquí a 16 km están las fincas, dónde la cosechamos concluye Margarita.

Llegamos a la comuna Barcelona, en la provincia de Santa Elena dónde atados verdes, dorados, tostados que se secan al sol y están tendidos en sus veredas o en tendales caseros, nos dan la bienvenida.

En Barcelona una de sus actividades productivas gira alrededor de la paja toquilla.

Conocer su procesamiento sorprende y llama la atención toda la historia detrás del producto.

En Barcelona hay dos centros de procesamiento de la paja toquilla que implica 7 pasos.

1. Cosecha de los tallos.-  En las fincas se cosecha los tallos se arman atados de 112 que se les llama el ocho.

2. Traslado de los ochos a la planta.- La cosecha se lleva en mulas hasta Caimito y luego en camionetas hasta la planta en Barcelona.

3.- Limpieza de la fibra.- En la planta se procede a limpiar la paja. Se retiran las fibras laterales y medias que no son productivas. A esto se le llama desconchado. El siguiente paso se conoce como espinado que es eliminar, con la ayuda de una agujeta, la corteza externa que forma el cogollo.

4.- Formación de tongas.- Los cogollos se igualan a unos 20 cm hacia arriba y con un machete se corta las puntas. Luego se sacuden las fibras para evitar que se peguen y se forman las tongas que juntan 14 cogollos, lo que se conoce como un rial. Esto se ata y se lleva a cocción.

5.- Cocinado de la paja.-  En enormes calderos se cocina la paja por 45 min y se remueve con una horqueta de madera. La paja toquilla cocinada se retira y se la escurre sobre una mesa.

6.- Secado de la paja.- La paja escurrida se cuelga en los tendederos de 2 a 3 horas. Una vez seca se la tiende nuevamente en los cordeles y se separa manualmente las fibras.

7.- Elaboración de los tongos.- Las fibras seleccionadas se agrupan en tongos. Los tongos contienen 96 tallos. Luego se armarán bultos que incluyen 31 tongos o 2976 tallos comerciales.

El 90% de los bultos se venden a la provincia de Azuay, dónde se ha creado una tradición de tejido con paja toquilla.

En Barcelona algunas mujeres tejedoras se han asociado y ofrecen sus artesanías: sombreros, carteras, bolsos, individuales y muchos otros productos más, tejidos a mano.

La emergencia sanitaria del Covid 19 afectó mucho esta actividad comunitaria, así como otras.

Como respuesta comunitaria a la emergencia sanitaria en el Biocorredor Chongón Colonche, se está activando en Olón la Feria Guancavilca.

– En la feria estamos ofreciendo nuestros productos y si nos estaba yendo bien.

– Lastimosamente en este feriado no pudimos vender, por las disposiciones del COE- nos comenta Margarita Baquerizo.

A fin de revitalizar los bioemprendimientos, a través de la feria, como el de la paja toquilla y otros, se ha lanzado una campaña de financiamiento colaborativo -crowdfunding- en www.greencrowds.org

Cada bioemprendimiento está comprometido con la conservación de la Naturaleza y el fortalecimiento de una organización comunitaria.

¡Esta iniciativa espera tu apoyo!

Compártelo:

Suscríbete

Recibe en tu correo nuestras novedades y las nuevas campañas a apoyar.