Caja Verde

Publicado en julio 1, 2020
  • Descripción
  • Comentarios
  • Colaboradores

Al poco tiempo de haber terminado la relación con mi pareja decidí comenzar de nuevo. Junté todos mis ahorros y me mudé a un pequeño departamento en la ciudad de Buenos Aires. Nunca iba a sospechar que el fin de una historia sería el comienzo de otra que cambiaría drásticamente el rumbo de mi vida…

Cansado por haber pasado los últimos días cargando muebles y ordenando todo en mi nuevo hogar, tomo un descanso y voy hacia la nevera por un refresco y para mi sorpresa, tibio, al abrir la puerta me doy cuenta de que las cosas no estaban frías, el refrigerador no funcionaba…

Resignado a vivir sin nevera, compraba lo justo, las bebidas frías, pero, a tomarlas rápido y me comía todo para no dejar sobras. Aprendí a no desperdiciar nada, cocinaba lo justo y necesario y de esa forma también reduje unos centímetros mi cintura, al no comer más que lo que mi cuerpo necesitaba. “Vivir sin nevera”, me rondaba en la cabeza, “vivir sin nevera”, me repetía y resonaba en mi cerebro. ¿Cómo hago para vivir sin nevera? ¿Cómo hago será posible? ¿Cómo se conservaban los alimentos antes de que se inventara, la nevera?

Empecé a investigar y descubrí que solo la carne, el pescado y la leche necesitan del frio para conservarse, a las frutas y verduras las daña. ¿Te das cuenta? ¡Vamos al revés! ¡Nosotros metemos todo en la nevera!!! ¡Y paf las hacemos basura orgánica! ¡Alto! -¡Me dije¡- ¡Eso es puro gas metano que tiramos al medio ambiente! ¡Investiguemos en internet! ¡Y por todos lados había testimonios de lo mismo, las verduras no van a la nevera!

Hasta que descubrí a una artista coreana que esbozaba la idea en unas cajitas para verduras y el descubrimiento máximo y definitivo del “Tratado de la Conservación de los Alimentos” del Siglo XVlll”.

Después de investigar y poner manos a la obra inventamos la “Nevera sin electricidad para frutas y verduras” ¿Qué tal? Con bastante éxito la empezamos a fabricar y vender, luchando contra el paradigma de que la nevera todo lo conserva.

En el camino, me entero de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas para nuestro planeta con sus 17 objetivos y 169 metas entre las que se encuentran poner fin a la pobreza, poner fin al hambre, lograr la seguridad alimentaria y promover la agricultura sostenible, entre otras, ¡para el 2030!

2030, ¡Oye, el 2030 está a la vuelta de la esquina! Faltan menos de 10 años y recién gracias al Corona Virus, COVID19. estamos aprendiendo a lavarnos las manos. EL hambre y la pobreza siguen avanzando ¿Y nosotros, qué estamos haciendo para frenarlos? ¡El 2030 está llamando a la puerta! ¡Hagamos algo por favor!

Entonces en el equipo surgió la idea. ¿Y si a través de una academia de E- learning enseñamos a hacer, La Caja Verde, para que cada uno pueda hacerla en su casa e incluso hasta más económica? ¿Y si también enseñamos otros utilitarios tipo composteras? ¿O a cultivar sus propios alimentos y, si también hacemos cursos de prácticas saludables y sustentables para una forma de vida más amigable con el medio ambiente? ¿Y si también promocionamos los mejores proyectos sustentables? ¡Decenas de ideas venían a mi cabeza, no terminaba nunca! Necesitaba contarlo ya mismo, no podía contenerlo más y ahí fue cuando todo comenzó…

El camino era muy claro, podíamos seguir vendiendo este invento, la caja verde. Agregarle cosas, modificarlo, hacerlo de otro material, inventar otro y todo iba a girar en torno a nosotros y nuestro entorno.

O tomábamos cartas en el asunto y realmente hacíamos algo más allá de un simple proyecto para conservar vegetales, nos poníamos las pilas y hacíamos algo, decidimos no quedarnos de brazos cruzados e iniciamos este camino, una plataforma de educación que nos enseñe a ser más sustentables.

Un camino que no queremos recorrer solos, lo queremos transitar con ustedes porque es entre todos que llegaremos a cumplir con esos objetivos.

En la campaña y fuera de ella, los beneficios que se obtengan en la academia, un porcentaje ira a un fondo para llevar servicios de energías renovables a comunidades carenciadas, de los países de la región.

¡Juntos podemos hacerlo! ¿Contamos con tu ayuda? Hagámoslo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *