Categoría: “Iniciativas”

Comunidad de Agua Blanca

¡En la comunidad de Agua Blanca requerimos tu ayuda para enfrentar el covid-19 y apoyar las iniciativas productivas sostenibles de nuestras familias!
Localizada en la costa ecuatoriana, provincia de Manabí, cantón Puerto López, Agua Blanca es nuestro territorio, en donde habitamos 86 familias que cuidamos el bosque seco, el bosque de garúa y el matorral espinoso, dentro del Parque Nacional Machalilla.
Desde hace muchos años impulsamos el turismo comunitario que genera recursos para las familias y aporta a la conservación de los bosques que nos proveen nuestros medios de vida. Hombres y mujeres convivimos con los ecosistemas, elaboramos inciensos y derivados del palo santo, artesanías en tagua y en otros materiales naturales. La laguna de agua sulfurosa y todas sus instalaciones son el centro de nuestra oferta turística curativa.
Ahora, frente a la emergencia sanitaria, las actividades de turismo se suspendieron, con un impacto directo a nuestra economía. Implementamos planes de cuidado comunitario, pero necesitamos apoyo para adquirir los insumos sanitarios y de higiene necesarios, además de abastecer a las familias sin ingresos con alimentos.
¡Ahora, necesitamos de tu apoyo!

La cooperativa de...

La comunidad San Agustín requiere tu ayuda para reactivar el turismo comunitario después del impacto de una tormenta Tropical

Desde el 2012, en nuestra comunidad maya de San Agustín, hemos desarrollado un proyecto de turismo comunitario para compartir con viajeros, estudiantes y otras comunidades un modelo de desarrollo diferente, con igualdad de género y basado en el respeto hacia la naturaleza.

En el, las y los habitantes compartimos con los visitantes su ecosistema, que forma parte de la Reserva Biocultural del Puuc, así como su gastronomía maya y tradiciones.

Mediante bicicletas, pueden recorrer un sendero selvático, un sitio arqueológico de estilo Puuc, una milpa donde se cultiva maíz, un apiario demostrativo y dormir en una zona de camping, bajo un cielo estrellado, es una experiencia mágica.

Así mismo, hombres y mujeres, través de la agroforesteria y la agricultura de traspatio diversificamos las actividades. Hamacas multicolores son urdidas delicadamente por manos artesanas y el taller de costura produce bordados, para complementar los ingresos de la comunidad.

A través del manejo forestal, el ejido se conserva como la selva más grande de propiedad comunitaria en el estado de Yucatán. En un pequeño aserradero y carpintería, creamos muebles y cajas para abejas. El manejo permite cuidar a la selva, regenerando el monte y con un impacto mínimo. Algunos jaguares ya fueron ubicados por las cámaras trampas colocadas en la comunidad, demostrando la calidad del ecosistema.

Después de la tormenta tropical “Cristóbal”, que azotó a la Península de Yucatán a principios de junio del 2020, todas estas actividades están en riesgo. Con precipitación de más de 500 mm en pocos días, nuestra comunidad se inundó, afectando el taller de carpintería comunitaria, el restaurante, los solares y los cultivos agrodiversos.

Llamamos al público en general y a los amigos de la comunidad de San Agustín, a apoyarnos para reconstruir lo perdido y colaborar en la recuperación de este pedazo de selva, que aún sigue viva pero que necesita hoy más que nunca de nuestra ayuda.

Conoce más del ejido de San Agustín, en esta publicación “Soluciones locales de comunidades mexicanas, a los desafíos ambientales globales”. Para conocer más, da clic aquí: Soluciones locales de comunidades Mexicanas

CAMPAÑA PLAYA DE ORO

Junto al río Santiago en el cantón Eloy Alfaro al norte de la provincia de Esmeraldas viven 76 familias de origen afrodescendiente que conforman la comuna Playa de Oro. Ante la emergencia sanitaria y el incremento sostenido de casos de contagio de COVID-19 en esa zona de la costa ecuatoriana, la comuna se organizó para mantenerse informada y abastecida.
Esta comunidad que vive en una zona rural a donde no llegan instituciones del Estado, requiere adquirir suministros sanitarios para la higiene familiar, para el aprovisionamiento comunitario de productos de primera necesidad y disminuir así, el riesgo de contagio.
Esta población es vulnerable y la emergencia ha generado un impacto directo a la economía familiar, sobre todo de las mujeres que proveen muchos de los servicios y productos para el turismo comunitario de naturaleza, que es una de las principales actividades productivas de la comunidad.

En el año 2019, la comuna Playa de Oro registró su territorio, con una extensión de alrededor de 11 mil hectáreas, en la base mundial de Territorios de Vida, TICCA, como heredera y custodia de uno de los pocos remanentes de bosque tropical del Chocó en excelente estado de
conservación que quedan en la costa ecuatoriana.

Playa de Oro cuida su territorio y protege su bosque comunitario, amenazado por concesiones mineras y por la explotación maderera, haciendo un gran aporte al bienestar del país y del mundo. Ahora necesita nuestra ayuda solidaria en esta emergencia.

¡Dale tu apoyo!

VÍNCULOS DE SOLIDARIDAD...

Te invitamos a ser parte de las estrategias de protección y distanciamiento que han decidido llevar a cabo las organizaciones comunitarias rurales a causa del Covid-19, cuyo confinamiento es colectivo, es para todos y todas quienes comparten una misma identidad con un manejo de su territorio y con prácticas de contingencia propias y ancestrales: manejo de plantas, jarabes, lociones y extractos como medidas de asepsia, controles de caminos, formas propias de comunicación y toma de decisiones.

Con tu solidaridad podremos apoyarles en la dotación de alimentos que no producen, insumos de protección personal y comunitaria, actividades de capacitación y elaboración de sus planes de contingencia y gestión en tiempos de la pandemia, así como reforzar sus huertas comunitarias para diversificar su producción de alimentos sanos.

Ayúdanos a apoyar a las personas que no han podido seguir trabajando y que en estos momentos tienen en riesgo su seguridad alimentaria por falta de ingresos.

Piensa que hay niños, niñas, personas adultas mayores que con tu solidaridad pueden llevar de mejor manera esta etapa de aislamiento.

Con tu colaboración puedes llevar una sonrisa a sus rostros y algo de tranquilidad a sus vidas.

Esta campaña la está realizando la Fundación Rikcharina, una ONG con sede en la ciudad de Cuenca – Ecuador que trabaja desde hace 20 años en proyectos de Desarrollo Local.
La propuesta tendrá los siguientes resultados:
1. Las familias accederán a productos para mejorar su seguridad alimentaria.
2. Las familias y comunidades contarán con materiales para garantizar su protección personal y colectiva durante la pandemia.
3. Las familias contarán con insumos para desarrollar sus huertas agroecológicas para fortalecer la resiliencia comunitaria en espacios urbanos y rurales.
4. Las comunidades elaborarán participativamente su plan de contingencia y resiliencia para enfrentar la pandemia.

Para mayor información puede comunicarse al +593 96 716 7320
Correo electrónico rikcharina@rikcharina.org
Le invitamos a visitar nuestra página web: www.rikcharina.org

JATUN MINGAY POR SARAYAKU

Sarayaku actualmente vive momentos muy difíciles enfrentando dos emergencias: el desbordamiento del río Bobonaza dado el 17 marzo de 2020 que causó un gran impacto dejando más de 100 familias sin viviendas, sin servicios básicos como agua, puentes, caminos. vecinales, agroecositemas – chacras, escuelas, centro de salud, sistemas de producción como piscigranjas y avicultura. Dejando múltiples necesidades que las familias urgen cubrir para reactivar en lo posible sobre el daño causado por la inundación del Rio Bobonaza.
A esta catástrofe se suma la emergencia de la Pandemia del COVID -19 a escala mundial. Ecuador es unos de los países más afectados por la pandemia, el sector más vulnerable como indica la OMS somos los pueblos indígenas, es muy importante trabajar a nivel comunitario medidas de prevención y en lo posible contar con materiales de bio protectores, establecer campañas en propios idiomas y establecer protocolos comunitarios para enfrentar esta pandemia de COVID -19.
Por eso, queremos recaudar fondos necesarios para cubrir las necesidades emergentes a las familias afectadas por la inundación del rio Bobonaza y apoyar a desarrollar protocolos propios para la socialización y difusión de las medidas de prevención frente a la emergencia de la pandemia de COVID- 19 en el pueblo de Sarayaku así como también proveer de kit alimenticios, material de trabajo y material para fumigar las casas que fueron afectadas.
¡Naturalmente, contamos contigo!

Fundación Raíz Ecuador...

Fundación Raíz Ecuador y nuestro proyecto CAEMBA agradecen a todos los grandes corazones que se han unido a nuestra campaña “Yo me quedo en casa con tu ayuda”, que trabaja a favor de familias en extrema pobreza y de grupos indígenas en la Costa y Amazonía del Ecuador. Desde el 20 de marzo que inició la campaña, hemos recaudado hasta la primera semana de abril USD 8 855 de donantes en Ecuador y USD 35 700 desde el exterior.
A partir de abril vamos a trabajar también junto al Programa de Pequeñas Donaciones y su plataforma de crowdfunding “Green Crowds”. En conjunto aspiramos alcanzar inicialmente la meta de USD 10 000 para distribuir kits de alimentos en ambas regiones del país. A medida que pase el tiempo, necesitaremos más recursos para seguir entregando asistencia humanitaria a miles de familias en Ecuador, mientras dure la emergencia sanitaria.

Kit de asistencia humanitaria en la Costa y Amazonía
Fundación Raíz y CAEMBA apoyan el #YoMeQuedoEnCasa, porque no podemos olvidarnos de aquellas familias que no se pueden quedar en casa sin ayuda externa. Muchos viven el día a día y dependen del turismo, pesca y comercio informal para subsistir. Al encontrarse paralizadas todas estas actividades económicas, las familias en extrema pobreza no se pueden abastecer de víveres; y muchas incluso no tienen refrigeradoras para preservar alimentos y cocinan con leña.

La campaña “Yo me quedo en casa con tu ayuda” consiste en la entrega de kits básicos de alimentación que contienen aceite, arroz, lenteja, avena, fideos, atún, aceite, verde, leche en polvo, azúcar y sardinas. En la región Costa ya hemos atendido a 1 400 familias en algunos barrios marginales del cantón Atacames, Esmeraldas y varios cantones de Manabí. También buscamos ampliar la cobertura al cantón Muisne. Gracias a esta ayuda, estas familias han podido acatar las medidas restrictivas de movilidad y quedarse en sus casas sin que les falte alimentos. Cada kit equivale a cubrir un 60% de la dieta básica de los beneficiarios. Las personas en sus barrios y comunidades pueden añadir pescado, mariscos o carne de monte obtenida por cacería de subsistencia (en el caso de la Amazonía). Vamos a repartir los kits de alimentos cada 10 días en la Costa. En la Amazonía será cada 15 días ya que poseen otras opciones de alimentos en su entorno.

Distanciamiento Social Asistido en la Amazonía
Fundación Raíz Ecuador trabaja en varios proyectos en la Amazonía ecuatoriana, por lo que estamos entregado kits de alimentos a varias comunidades de las nacionalidades Secoya, Kichwa, Cofán, Shuar y Siekopai. Esto se realiza en el marco del Distanciamiento Social Asistido, que tiene como objetivo preservar la salud y vida de los más vulnerables: las personas de la tercera edad, los abuelitos que conservan la tradición cultural milenaria de estas nacionalidades indígenas y que conocen sobre el uso de plantas medicinales, la ecología del bosque amazónico, la cosmovisión ancestral y otros saberes milenarios.

De acuerdo con el protocolo establecido de bioseguridad, los alimentos se despachan en espacios amplios y ventilados. Cada kit contiene una funda de detergente que las familias usarán para desinfectar los kits antes de que ingresen a las casas. Como parte del cerco de seguridad, los ancianos están permanentemente aislados en casas individuales formando un sistema de tres estrictos filtros para evitar el contagio a los mayores de 70 años.

Estamos distribuyendo los kits principalmente en Sucumbíos y Napo.

¿Sabías que con USD 20 se puede alimentar a una familia de 5 miembros durante 1 semana? Esto equivale a 111.520 platos de comida

¿Cómo donar?
Debido a las restricciones de movilidad, por esta ocasión recibimos solamente aportes económicos para que sean utilizados en comprar los alimentos en las zonas donde atendemos (Esmeraldas, Manabí y en la Amazonía). De esta forma estimulamos la economía local. Las donaciones las puedes realizar desde Ecuador y desde el exterior a través de nuestra plataforma.

Si deseas contactarnos lo puedes hacer a clatorre@fundacionraizec.org

Con sus aportes, vamos a continuar entregando esta ayuda hasta que termine la emergencia sanitaria por el Covid-19. Gracias a ustedes, cada miembro de estas familias ha preservado su salud y la del resto, porque al quedarse en casa previenen el contagio del Covid-19.

No bajemos los brazos en esta lucha que nos involucra a todos los ecuatorianos y los ciudadanos del mundo. ¡Sigamos ayudando a quienes más lo necesitan!

¡Todo suma!
#YoMeQuedoEnCasaConTuAyuda
#CorresponsabilidadSocial
#Amazonía
#Costa
Para mayor información visita:

https://www.caemba.com/2020/03/20/yo-me-quedo-en-casa-con-tu-ayuda/

La Nueva Escuela:...

La Escuela Río Mashpi es una escuela pública rural ubicada al noroccidente de Quito, en la Reserva de Biósfera del Chocó Andino de Pichincha. Como muchas escuelas rurales del Ecuador, “Río Mashpi” es una escuela que no cuenta con espacios educativos apropiados ni herramientas pedagógicas para lograr que sus estudiantes adquieran conocimientos relevantes para sus vidas, y el contexto socioambiental local.
Este proyecto de transformación educativa comenzó en 2017, cuando el Bosque Escuela Pambiliño comenzó a acompañar a los niñ@s de la escuela Río Mashpi. Ahora existe la necesidad de transformar el espacio educativo de la escuela para que el bosque y la escuela sean espacios complementarios de aprendizaje.

Para esto, es imprescindible realizar una transformación radical de los espacios educativos que ahora parecen “jaulas”, en espacios de aprendizaje no dirigido provistos de materiales apropiados, que faciliten el auto-aprendizaje. También capacitaremos a las docentes en metodologías de educación constructivistas, con herramientas pedagógicas que fomenten la curiosidad y una educación relevante y vinculada al contexto socioambiental del Chocó Andino.

El resultado será una escuela pública modelo, dónde los principales ejes son el fortalecimiento de la comunidad, los valores de democracia y resolución pacífica de conflictos, el aprendizaje activo y vivencial, y el respeto por todas las formas de vida. Esta escuela será un modelo para replicar en otras comunidades, y de aquí saldrán los futuros cuidadores de la biodiversidad, promotores de una cultura de paz que valora los elementos más esenciales para la sostenibilidad de la vida sobre la tierra.

Un dólar, un árbol

Soy Rosamira Guillen, directora del Proyecto Tití, una organización que trabaja por la conservación del tití cabeciblanco, un pequeño mono que habita únicamente en el Caribe colombiano y que se encuentra a punto de extinguirse a causa de la extensiva deforestación de los bosques tropicales donde habita y de su captura para comercializar ilegalmente como mascotas.

Gran parte de nuestros esfuerzos se enfocan en proteger el bosque seco tropical que aún queda y que es hogar del tití, lo cual ayudará a evitar su extinción. Y también a restaurar terrenos de bosque que fueron destruidos y convertidos en pastizales para ganado. Para ello, establecimos una reserva en San Juan Nepomuceno, Bolívar que ampliará el bosque para el tití cabeciblanco y protegerá a toda la biodiversidad que depende de este importante hábitat. Tenemos un largo camino por delante, recuperar estas tierras y convertirlas en bosque no es fácil pero con tu ayuda, queremos sembrar 12.000 árboles nativos dentro de este proceso de restauración y para ello, te proponemos que por cada dólar que dones, aportes un árbol para el tití.

Conservando el bosque para el tití, conservamos también muchas otras especies de animales y plantas, protegemos nuestra biodiversidad y generamos beneficios para las comunidades locales que también dependen de los recursos naturales y que obtienen ingresos para sus familias, de lo que pueden sembrar en estas tierras. Entre más saludable sea el bosque, más podremos asegurar la supervivencia de todos los seres vivos. Titíes y seres humanos, viviendo en armonía.

Contamos contigo. Con un dólar, un árbol! el tití depende de ti

¡Refréscate con maíz...

Somos la Asociación de Producción Alimenticia – SARIV conformada por 15 pequeños productores agroecológicos, desde el 2017, contribuimos a la valoración del producto andino, el maíz morado, apoyando de esta forma a la conservación del páramo y la soberanía alimentaria. Desde Calpi, en las faldas del Chimborazo, impulsamos la bebida refrescante de maíz morado, una bebida natural saludable y orgánica.

En los 4 años de operación, nos hemos asociado 225 familias y ahora vendemos nuestro producto en Quito y Riobamba, queremos expandir nuestro mercado e incrementar nuestra producción para sumar a más socios. Por ello, nos presentamos al mundo a través de GreenCrowds para dar a conocer nuestra historia y sumar a más actores que nos ayuden a llegar a nuestra meta.

¡Naturalmente, contamos contigo!

TANDALLA WARMIS “BEBIDA ANCESTRAL”

Somos un grupo de 16 mujeres indígenas de la comunidad La Calera, perteneciente a la parroquia de San Juan de la provincia de Chimborazo. En el 2015, al ver la necesidad de generar fuentes de trabajo y al contar con la ganadería como actividad principal, identificamos a la mashwa, un tubérculo andino que producimos en nuestras fincas, como una alternativa para potenciar y valorar nuestro patrimonio. Surge la iniciativa de crear el yogurt TANDALLA WARMIS, a través de una empresa asociativa liderada por la asociación de mujeres Mushuk Kawsay.
Este bioemprendimiento fomenta la conservación del ambiente, el consumo de productos ancestrales, la soberanía alimentaria, la economía social y solidaria elementos que permiten mejorar la calidad de vida de cada una de las familias productoras y los consumidores.
Queremos mejorar nuestro producto e implementar más maquinaria como una etiquetadora y envasadora automática para potenciar la producción y comercialización. Nuestro sueño, es poder llegar con el producto a diferentes sectores del país y dar a conocer las propiedades nutritivas de la Mashwa.
Para la elaboración del yogurt, utilizamos la leche de nuestro ganado y la Mashua que es producida de forma orgánica en las chacras de nuestra comunidad, brindando así, al consumidor, un producto libre de residuos tóxicos y aportar con su bienestar.

Queremos potenciar nuestro emprendimiento y mejorar la infraestructura para innovar en la fabricación del Yogurt de Mashua. Con tu contribución esperamos lograrlo.

¡Súmate!